Sobre Bobby McFerrin

Hace ya dos semanas, exactamente el día 22, que acudía, acompañado de mi hermana, al concierto que Bobby McFerrin brindaba en el Jardín Botánico de la Universidad Complutense. Podemos catalogar a McFerrin de maestro porque así lo ha demostrado a lo largo de su larguísima carrera, trayectoria que le ha valido 10 Grammys (aunque no sean éstos los que den ese título) y, sobre todo, la oportunidad de demostrar que es un músico de los pies a la cabeza o, más exactamente, de las entrañas a la dermis.

Es su último trabajo el que venía a presentar a Madrid, un disco que dedica a su padre, recientemente fallecido, barítono de la Metropolitan de Nueva York. Y es que, efectivamente, Bobby McFerrin se crió con la música entre pañales y toda su infancia estuvo rodeada de pentagramas. Hijo de una familia religiosa, quiso a muy temprana edad meterse a monje, pero pocos años más tarde descubrió que su ministerio era el de la música, como él mismo afirma con frecuencia. Menos mal: de coger los hábitos habríamos perdido a uno de los mejores músicos de finales del siglo pasado y comienzos del presente. Y no exageramos, puesto que un intérprete (vocalista en este caso) que, encerrado durante años, exprime su voz hasta conseguir más de cuatro octavas de tesitura es algo que no ha alcanzado nadie.

Sus comienzos musicales arrancaron con aquel Don’t worry, be happy que ha jurado no volver a interpretar de lo exprimido que está (reconoce que le enternece oírlo tararear a algún niño), y enseguida metió sus cuerdas vocales en terrenos jazzísticos, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera junto a nombres fundamentales como Chick Corea, Yo-Yo Ma o Richard Bonna. Pero también ha explotado sus dotes musicales junto a orquestas sinfónicas, con quienes ha demostrado su maravillosa textura vocal. Es increíble escuchar el concierto para dos violonchelos de Vivaldi con la interpretación del segundo realizada con su voz. Además, en todos sus conciertos destaca su perspicacia como showman, ya que acostumbra a interactuar con el público, con los músicos que lo acompañan o con una orquesta, siempre desde la improvisación. Recuerdo, por ejemplo, cómo en muchos conciertos ha propuesto a los músicos de una orquesta tararear con la voz la melodía que suelen interpretar con su instrumento en la obertura de Guillermo Tell, dando lugar a una originalísima obertura que siempre arranca el ferviente aplauso del público.

Pero centrémonos en lo que supuso su concierto en Madrid, la presentación de su último álbum ‘Spirityouall’, en el que hace un homenaje a las raíces de la música americana, el folk, el rock y el bluegrass. Estuvo precedido por Noa-Lur como telonera, una cantante versa en los vericuetos del sca que, ya en su presentación, mostró su honra por pisar el mismo escenario que Bobby McFerrin. Noa-Lur acompañó su versatilidad vocal por unos músicos excepcionales: con Moisés P. Sánchez al piano, Toño Miguel al contrabajo y Michael Olivera a la batería. Los cuatro pisando las tablas, mientras les caía de refilón los últimos rayos del ocaso y con la mitad del respetable acudiendo a la barra del bar, ofrecieron una lección de jazz, revisando algún estándar y alumbrando un tema de una maravillosa calidad artística, I remember, de Jorge Fonseca, que nos cautivó a algunos de los que ya estábamos pendientes de esta formación (otros estaban pendientes del bocadillo). Cesó Noa-Lur en su propuesta musical con mucha aceptación y, después de un ni breve ni largo intermedio con el hilo musical a cargo de Muddy Waters y Kenny Rogers, apareció Bobby McFerrin con la banda con la que está presentando su disco en una gira por todo el orbe: Gil Goldstein (piano, piano eléctrico, acordeón), David Mansfield (violín, mandolina, guitarra y Lap Steel), Armand Hirsch (guitarra acústica y eléctrica), Jeff Carney (contrabajo), Louis Cato (batería, guitarra, bajo, voz), Madison McFerrin (voz) hija del maestro.

Y entró, como siempre, sorprendiendo al respetable, elaborando arpegios y mezclando escalas, improvisando, para introducir su primer tema del disco, Everytime. Seguidamente, y con la participación del público, interpretó Joshua, otro de los temas de este álbum. Presentó dos canciones más de su último trabajo y encaró con fuerza y pasión un estándar que hizo las delicias del público: sonó Flying to the moon con una voz tersa y una calidez que se diría que estábamos en el mismísimo Manhattan. Pero es que, quizás, el tema que cantó a continuación, Can’t find my way home, nos encandiló a todos más que el anterior, cuando la música encuentra ese modo de erizar los poros de la piel. Con el público ya más que entregado, McFerrin anunció la entrada de un invitado especial. Sonó raro en la dicción del neoyorquino la ‘g’ española, pero sonó bien: Jorge Pardo. Entró con la flauta para comenzar una improvisación que se enredaría con el siempre fresco ‘sca’ de McFerrin. Después de esta sorpresa, vino, cómo no, otra. Fue la primera vez que vi sentarse a Booby Mcferrin a un piano, para arrancar a las teclas las primeras notas de Jesus makes it good. Un insecto nocturno le impactó en la cara y con su habitual humor paró, se desternilló de risa para contárnoslo y volvió a emprender el tema. Después sonó Fix me, Jesus, un claro homenaje a los espirituales negros para, después, ir presentando a los músicos y que cada cual nos dejase una muestra de su talento. Recuerdo especialmente la improvisación del contrabajo Jeff Carney que provocó en Bobby también un buen dúo. Terminó con su hija abordando una preciosa bossa nova y, después, empezó el show McFerrin versionando una desaforada Wild Thing que enlazó con una imitación de Elvis Presley y su Can’t Help Falling in Love, que nos hizo cantar a todos.

Pero lo mejor no había llegado todavía. Lo mejor fue el tema 25:15, que no sé si se referirá a los segundos (pocos se me antojan tratándose de Bobby) que aguantó respirando y cantando el estribillo del siguiente tema:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s